martes, 11 de junio de 2013

ADICAE - Capítulo II

Hoy volví a pasar por la sede de ADICAE para recoger la documentación que tengo que presentar para que se me incluya como socio y como denunciante de la estafa de subordinadas y preferentes de Caja España y Caja Duero (es decir, de CEISS,Banco de Caja España de Inversiones Salamanca y Soria).

Ciertamente es una cantidad importante de documentación la que se requiere. Voy a escribir cada cosa que se nos pide, pero se encontrará con todo detalle en el pliego que nos faciliten:

  • Boletín de Socio de ADICAE, que, evidentemente, viene incluido en el pliego que me han dado.
  • Boletín de autorización de actuaciones judiciales, el original.
  • Boletín de costes judiciales, el original.
  • Fotocopa del DNI de los titulares
  • Orden de compra u Orden de suscripción (fotocopia) Si no se dispone de ella, sirve el escrito presentado a la entidad y sellado por la misma en la que se solicita dicha orden.
  • Contrato de depósito o administración de valores, o en su defecto, escrito dirigido a la entidad bancaria, fechado y sellado por la misma, pidiendo el contrato (fotocopia).
  • Escrito de circunstancias personales (original). Es un escrito que viene incluido en el pliego que nos dan. Vienen a ser datos personales y cuestiones relativas a cómo se procedió a la contratación.
  • Al menos uno de estos dos documentos:
    • Extractos Bancarios en los que se evidencie la contratación
    • Datos fiscales del año de contratación del producto
  • Poder notarial judicial (original). Nos dan instrucciones de cómo hacerlo, a dónde ir para solicitarlo y qué pedir en concreto, así como un listado de los procuradores, indicando cuál es el que nos toca.
  • Documentación complementaria: 
    • En caso de que existan certificados médicos de discapacidad psíquica, avanzada edad, ceguera, analfabetismo o similares.
    • Reclamaciones presentadas al banco o caja o a la CNMV
    • Cualquier otro documento.
Es importante, como me dijeron en ADICAE, que no nos fiemos de nada que no tenga el sello de la asiciación. Como ya dije ayer, asociarse tiene un coste: 36 € anuales más 30 € en concepto de ingreso. Afortunadamente se puede incluir a un familiar por tan sólo 5 €. En mi caso es así, así que la historia me costará de primeras 71 €.

Además, los juicios tienen un coste, no sólo en abogados y procuradores, sino en pagar esa cuota mafiosa tan a lo Cotton Club de Harlem, conocido como el Tasazo de Gallardón, con el que nuestro querido ministro de Justicia (¡JA!) pretende inhibirnos de tomar los cauces ordinarios de la administración de justicia. Este tasazo supone 300 € más el 0,1 % de la cantidad que reclamemos.

Después, hay que pagar al procurador, para lo que ADICAE nos ofrece una tabla en la que queda todo bien reflejado. Se calculan precios dependiendo de si hay más de 300 demandantes, entre 61 y 300 y menos de 60. Dependiendo también de las cantidades que reclamemos, tendremos un coste de 100 € lo más barato y 600 € lo más caro, con un amplio abanico de posibilidades.

Todo esto ha sido mi mañana de hoy, en la que no he podido hacer mucho más, puesto que he estado buscando un lugar donde colocar mis ahorros, domiciliar la pensión de mi madre y los gastos de nuestra existencia. He estado en Bankinter, en la Calle San Luis, donde el subdirector de la sucursal me ha atendido con mucha amabilidad, y ha aguantado con paciencia todas mis preguntas, que han sido muchas y muy profundas. Muchas gracias por esa amabilidad. Más allá de que contrate o no los servicios de Bankinter (se admiten sugerencias), el trato ha sido de primera.

El resto de los ratos libres que he tenido entre trabajo y estudio los he dedicado a revisar las condiciones generales del contrato de las subordinadas. Me he encontrado verdaderas incógnitas para un neófito como yo. Innumerables referencias a leyes y apartados de las mismas, al BOE, a entes desconocidos en los que sólo encontramos las iniciales.. un verdadero caos. Pretendo buscar y aclarar punto por punto lo que significa cada cosa, así que supongo que tendré que buscar gente vinculada al ejercicio del derecho para que me ayuden, a parte de tragarme BOES hasta vomitar.

Lo primero y más importante que se me viene a la mente es ¿cómo es posible confiar en un contrato que no entiendes? ¿Cómo es posible entender ese contrato sin ser abogado especializado en economía y finanzas? Si nos recomiendan de continuo que leamos un contrato y no lo firmemos si no lo comprendemos, ¿qué tenemos que hacer? ¿Estudiar derecho para firmar cada cosa que se nos plantee?

Es un escándalo tremendo, que pone en evidencia a los agentes de las sucursales de las cajas de ahorro, en quienes muchas personas sin conocimientos financieros pusieron su confianza, y que fueron, sí o sí, timados, al no ofrecérseles una explicación claramente comprensible de los riesgos que asumían.

Como despedida, espero que todos esos empleados timadores pierdan su trabajo y tengan que malvivir de una mierda de minijob, vestir ropa de la beneficencia y comer los restos putrefactos que encuentren en los contenedores de la gente honrada a la que han estafado.

Hasta la próxima.